Preguntas Frecuentes sobre Certificación Energética

Certificación Energética

Se trata de un certificado por el que se verifican las características energéticas, obteniendo así una calificación energética.

La obligación de tener este Certificado es de los promotores (en caso de obra nueva) y a los propietarios de viviendas en caso de viviendas de segunda mano. El Real Decreto 235/2.013 también especifica que es su obligación presentar el certificado energético al órgano correspondiente de la comunidad autónoma para el registro de las certificaciones, previo pago de la tasa correspondiente. En el caso específico de Murcia, por ejemplo, ya cuenta con él y se trata de la Dirección General de Industria, Energía y Minas.

En los anuncios de la venta o alquiler de una vivienda, es también el propietario el que responde de la falta de la etiqueta energética. Si no, podrían ser sancionados, si bien, “en otros países europeos apenas ha ocurrido en los primeros meses de su entrada en vigor”

Sí. El RD 235/2013, de 5 abril, exige dicho certificado al propietario de un edificio, vivienda o local que vaya a ser vendido o arrendado. También es exigible a los edificios de nueva construcción. Además, la etiqueta de eficiencia energética debe figurar en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler de la vivienda o local. Las inmobiliarias deberán exhibir la etiqueta energética en sus anuncios. El incumplimiento de estos preceptos será considerado una infracción sancionable.

Sí. El Real Decreto no distingue entre viviendas y locales comerciales. Sólo se exceptúan los edificios industriales y los locales que tengan menos de 50 metros cuadrados o que se alquilen por menos de 4 meses, que estarán exentos.

La normativa establece que los Ingenieros Industriales pueden realizar los certificados energéticos. Un ingeniero industrial proyecta y dirige instalaciones eléctricas, de calefacción y refrigeración, por lo que está altamente cualificado para realizar certificaciones energéticas.

Además de los ingenieros industriales, están capacitados los arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros técnicos industriales y otros técnicos de formación profesional (estos últimos en calidad de técnicos ayudantes).

El certificado permitirá determinar la calidad de la vivienda desde un punto de vista de ahorro energético. La etiqueta energética clasifica los edificios desde la A (Favorable) a G(Desfavorable) y además incluyen recomendaciones para la mejora de dicha eficiencia.

Un buen certificado permitirá detectar donde se producen los gastos innecesarios debidos a malas condiciones de la vivienda o a las instalaciones, permitiendo al propietario aumentar la calidad de la vivienda que desea vender o alquilar. Los inquilinos o nuevos propietarios podrían beneficiarse de ahorros de hasta el 31%.

Cada empresa o profesional puede ofrecer libremente tarifas para certificar viviendas. El precio dependerá de lo que le ofrezca el profesional que realiza el estudio. Si se quiere obtener una buena estimación del gasto anual en energía así como el estudio de la inversión que sería necesaria para conseguir ahorro energético y por tanto económico. El importe variará en función de otros factores como la complejidad de las instalaciones, los metros cuadrados, o la documentación que se aporte sobre la propiedad.

El certificado tiene una validez de 10 años, por lo que su repercusión anual es muy baja. Los potenciales ahorros a obtener superan con creces el coste del certificado.

Si la vivienda no está exenta de su cumplimiento, el propietario tiene la obligación de tener dicho certificado. Cualquier persona o asociación de consumidores le podría denunciar por incumplimiento.

No. El RD establece la obligación para aquellos inmuebles que se oferten, tanto en venta como en alquiler, desde el 1 de junio de 2013.

No. Los locales en bruto entran dentro de la exención de inmuebles que requieren una rehabilitación de gran importancia, al no disponer de instalaciones ni envolvente térmica definida. Los espacios con usos no habitables, como los garajes, también están exentos.

No tener el certificado implica una infracción en materia de consumidores y usuarios, así como una infracción en materia de certificación de eficiencia energética.

Las sanciones pueden ser de hasta 600.000 euros, en función su gravedad.

Puesto que la etiqueta energética debe incorporarse a toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o alquiler, se podría sancionar a propietarios o a inmobiliarias.

El gobierno ha puesto en marcha una serie de ayudas para las comunidades de propietarios, agrupaciones de comunidades o propietarios únicos de edificios de viviendas.

Una vez realizada la inspección del inmueble objeto de certificar, los plazos para la entrega del certificado de eficiencia energética varían en función de las siguientes variables:

 Tiempo de elaboración, por parte del técnico profesional o certificador, del certificado de eficiencia energética y posterior asignación de la calificación en la etiqueta energética. (2 días aproximadamente)

Según la Comunidad Autónoma, registro del certificado de eficiencia energética. Cada Comunidad Autónoma establece sus criterios de registro.

 Dependiendo, principalmente, de estos dos factores, se emitirá el correspondiente certificado de eficiencia energética. Dado que el certificado de eficiencia energética es obligatorio antes de firmar cualquier operación de compraventa o alquiler, se recomienda solicitar el certificado energético o certificado de eficiencia energética con una antelación mínima de 30 días antes de la firma del contrato.